• Loida Gonzalez

¿QUE SE NECESITA PARA EDIFICAR UN HOGAR?


¿QUE SE NECESITA PARA EDIFICAR UN HOGAR?

Salmos 127 y 128

INTRODUCCIÓN

Cuando pensamos en edificar pensamos en una casa, en un edificio. Hay dos formas de construir una casa: Una basándonos en nuestros planes, talentos, recursos financieros y luego pedir la bendición cuando la casa esté terminada. Otra forma es esperar la voz inconfundible de Dios para comenzarla y luego depender totalmente de Él. La primera, logra realizar un proyecto humano, la segunda, aunque también es un proyecto, lleva la emoción de ver la mano de Dios obrando, proveyendo recursos, facilitando lo necesario para cada detalle. Nada mejor que edificar con Dios dirigiendo la obra. El nos ayuda a edificar, no una casa, sino el hogar. Más que el lugar donde vivimos, es el sitio donde somos amados, donde sentimos seguridad, complacencia, donde somos instruidos y enseñados. El nido que extrañamos cuando estamos lejos y siempre es grato recordar.

1. Inutilidad de edificar sin la ayuda de Dios. Vv. 1 y 2. Dios provee a quienes confían en El protección y seguridad. Salmo 91: 1. El versículo 2 anima al creyente a no depender de otros, sino ganarse el pan de cada día realizando el esfuerzo necesario y disfrutara la paz de Dios. Esto contrasta con aquellos que buscan la manera de ganarse la vida delinquiendo, o sin depender de Dios. No podrán dormir tranquilos. Estos pueden ver perdidas sus ganancias en cualquier momento. Hageo 1:6 dice: “Sembráis mucho y recogéis poco; coméis y no os saciáis; os vestís y no os calentáis; y el que trabaja a jornal, recibe su jornal en saco roto”. Por el contrario, Dios puede regalarnos cosas que nosotros nunca podríamos obtener trabajando, solo dependiendo de Él.

2. Bendición de edificar una familia. Vv.3 y 4. El versículo 3 expresa: “He aquí, herencia (galardón) de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre”. Señala que los hijos son dones de Dios, regalos de Dios, algo de infinito valor para nuestras vidas. Esto dice de los hijos criados en un hogar donde se honre a Dios y se instruyen en su palabra. V. 4 “Como saetas en manos de valientes, así son los hijos habidos en la juventud”. Es decir, cuando los padres sean viejos, podrán contar con hijos amorosos que pelearan por ellos como soldados, y también proveerán para ellos como el cazador hace provisión con su arco y sus saetas.

3.Bienaventurado el hombre capaz de formar una familia. V. 5. “Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos”. A pesar del torrente de propaganda moderna con relación a las familias numerosas, Dios pronuncia una bienaventuranza sobre aquellos valientes, que dirigidos por Él, forman una familia con valores, obedientes a los padres, criados en el temor del Señor. “No será avergonzado cuando hablare con sus enemigos en la puerta”. Aquí el salmista esta afirmando que los hijos de quienes han edificado su familia dirigidos por Dios, contarán hijos que los defiendan y resolverán cualquier problema o situación difícil que enfrentaren.

CONCLUSIÓN

Para formar un hogar no podemos confiar en nuestras propias fuerzas, sino en la guianza del Espíritu de Dios. “No es con ejércitos ni con fuerzas, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos”. Si hacemos las cosas con nuestras propias fuerzas, fallamos. Pero si dejamos a Dios que nos dirija, entonces seremos eficaces.

Mayo 28, 2017.

#Edificarunhogar #FamiliaCristiana #Salmos127y128

Iglesia Bautista
Hispana SHALOM

239-240-1880

shalombautistaiglesia@gmail.com

4117 Coronado Pkwy 

Cape Coral, FL 33904

  • Facebook Social Icon

Contáctenos 

2019 Iglesia Bautista Hispana SHALOM